CONSEJILLOS Y TRUCOS

lunes

PIZZERIA-TALLER DE FABIÁN MARTÍN


Tiquismiqueo en Llívia. Víctima inocente de la Contra de La Vanguardia y el País semanal y haciendo caso omiso a algunos posts y comentarios me empeñé en visitar la la Pizzería-taller de Fabián Martín .
Fabián es el pizzero de moda, pasó de ser peso Walter en boxeo a peso pesado en el mundo de las pizzas y desde 2003 viene coleccionando año tras año premios internacionales, de acrobacia en pizza, de calidad…y colabora con los Adrià en algunos proyectos. Es considerado por muchos el mejor pizzero del mundo.
Había leído alguna cosa suya y me gusto cuando leí su frase “lo difícil es hacer algo fácil” y me causó interés el tratado que hacía sobre la importancia de la fricción en la elaboración de las pizzas… realmente tenía cierta curiosidad por verlo trabajar en su taller de Llívia antes de su famoso y mediático traslado a Barcelona.

Primera sorpresa, local sencillo, manteles de hule (pelín pegajosos) ultra coloridos, con dibujos de de pin-up’s en bikini y salpicados con algunas palabras en italiano, servilletas de papel y vasos bajos y gruesos duralex…y platos dúralex ámbar en las mesas que ya estaban comiendo!!!!
Un servicio torpón nos dejó sobre la mesa unas cartas enfundadas en dossiers de plástico cochambrosas.
Una carta con 10 propuestas de ensaladas y entrantes y 13 pizzas…a primera vista, las más caras del mundo…todas a más de 30 leiros!
Una carta de vinos bastante extensa llena de advertencias,(que resumidas venían a decir: cuidadín que si pides un vino caro te lo bebes aunque esté malo que nuestra bodega es muy buena y no puede estar malo jamás de los jamases!), una carta sorpendente en relación al aspecto que ofrecía el local, ningún vino italiano, por lo del "matrimonio geográfico" más que nada, y unos precios exagerados.
El temor a que nos pudiesen servir (si nos lo hubiésemos podido permitir!) un Romanée Conti en el Duralex nos hizo optar por la cerveza mucho más acorde con el aspecto del local…. Segunda sorpresa: cervezas de lata sobre la mesa. Ole y ole!
Pedimos, llegó la comida, sí claro, estaba bueno, faltaría, productos de buena calidad (qué menos!) pero ni el aspecto ni el sabor me maravillaron. A las pizzas que es lo que interesa: Una Pizza Taller (Campeona de Europa 2002): Salsa de tomate, jamón y queso, albahaca, rúcula, parmesano reggiano, mozzarella de búfala, aceite de oliva virgen y reducción de vinagre de módena y una Mi preferida: Salsa de nueces, cebolla confitada y beicon ahumado; con albahaca, rúcula, parmesano reggiano, mozzarella de búfala, aceite de oliva virgen y reducción de vinagre de módena. Buenas sí, muy buenas, de aspecto idéntico, pero para nada maravillosas…la base era buena, hasta cierto punto dulzona y con textura un poco hojaldrada, y los ingredientes de arriba correctos, noté en falta la salsa de nueces de Mi preferida, imperceptible si la había.
¿Y el tamaño?...Fabián, te pedí una pizza no un cd!!!, ¿qué es esto de la talla S en la pizza?…no quería un ovni pero un tamaño que no me deje un palmo alrededor del plato.

Si es que al fin y al cabo… …una pizza es una pizza! Se perfectamente que no todas son iguales, objetivamente las hay más buenas y menos buenas, pero repito una pizza es una pizza…no se discute aquí de un plato elaborado de alta cocina…la pizza no deja de ser una masa de base con mozzarella y tomate encima…y algo más, no lo olvidemos. Antes cuando decíamos: vamos a comer una pizza! se sobreentendía el concepto: Vamos a comer una cosa simple, rápida y barata!
Fabián Martín pretende demostrar todo lo contrario. Y…no le gusta la clásica margarita!!! …yo para decidir si en un lugar la pizza está buena o mala…me baso en la margarita…la clásica margarita, será tradicional pero para mí es la más armónica en sus sabores. Ahora por lo visto lo suyo es dar rienda suelta a la imaginación del pizzero, desahogar su fantasía y echarle encima cualquier cosa…reinventar la pizza…conseguir una masa decente y… descargar encima lo que le parece aquel día y es tu problema si está de mala leche…, y sobre todo lo más importante es encontrar a un grupo de clientes a los que les encanta el cutre-lux, poder hacerse los humildes, bebiendo un Pingus en Dúralex, y mascar una pizza con láminas de oro y limpiarse los kilates de las comisuras con servilletas de papel que sueltan pelusilla.

Me quedaba la esperanza después de las decepciones de ver al pizzero-cult hacer alguna acrobacia, más que nada para comer con los ojos, pero Fabián Martín se pasó toda la noche dando tumbos por la sala, sin las manos en la masa, paseaba por el local y se acercaba sólo a las mesas-vip, para hablar con los padres-vip de esos con niños maleducados-vip que mientras malcomen una pizza de 50 euros son cuidados por una niñera situada en el extremo opuesto de la mesa asqueada ante un plato de rúcula… mientras los señores departen con el pizzero de moda...a mi ese rollito no me gusta nada.
LO QUE ME GUSTÓ
Me gustó darme cuenta de lo que ofrece Fabián Martín y me genera curiosidad saber si mantendrá la misma fórmula en su local de Barcelona...
LO QUE NO ME GUSTÓ
¿No ha quedado claro?

11 comentarios:

ignacio dijo...

Totalmente de acuerdo con tu post. Estuve hace un par de años y no me gustó nada de nada; pizzas normales carísimas, mal servicio y peores caras. A evitar

encantadisimo dijo...

Muy bien tiquismiquis, has dado con los puntos clave. No creo que aguante mucho tiempo esa fórmula.

Rémy dijo...

Hola tiquismiquis,
tanta tinta en los periodicos para hablar de un campeon de ...............boxeo. Me decepciona la actuación del cocinero, del pizzayolo. Gracias por avisar que mejor ir a telepizza para la margarita. Además te regalan una... Lo siento por la experiencia. Adria cuidado a los colaboradores. Besos. R
Ignacio y encantadisimo tengo el pan que os reconciliaran con el artkuisne. Hasta pronto!!!

encantadisimo dijo...

Gracias Rémy, se admira tu voluntad de mejorar.

xavi/eslacarab dijo...

No he ido nunca però no se porqué siempre he tenido la sensación que sería un bluff. Y por lo que explicas cuando se instale en Barcelona y a los 30 euros le tenga que añadir la plusvalía del metro cuadrado barcelonés más que pizzas te cobrarán percebes...Conmigo que no cuente. Estoy de acuerdo que hacer una buena pizza no es fácil pero te puedes comer una fantástica en muchos sitios sin pagar esa locura. Veo que Remy también te lee y ya he tomado nota de la receta del "ketchup" :).

angie dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en todo, aunque no conozca la pizzería (pero si he oído hablar de Fabián Martin). Aquí en Madrid, Pulcinella te cobra aprox 8-9 por una pizza sencilla -lo que me parece un precio más que digno-o sea que se queda muy corto en comparación ;).

@Remy: ti prego...NO Telepizza! Es francamente horrible :)

yaky dijo...

Q pena, no sabeis apreciar la comida. Yo e ido no una , ni dos, veces i cada vez lo encuentro mas bueno, i tb os comento q si es campeon sra por algo, supongo q los jueces son mas expertos q vosotros i tendreis q pensar un poco mas antes de escribir.
Apa, suerte i para los q nunca fueron q no agan caso d los comentarios i q se acerquen al Taller del Fabian q sinceramente vale la pena.
Bona Nit

Anónimo dijo...

lo mismo que ignacio un servicio espantoso,errores en las cartas,y hay que ir previsto de muchas cosas por sobre todo que te obliguaen a pagar en efectivo....

Anónimo dijo...

hola - yo he estado una vez y nunca mas -- es un timo en toda regla. 35 euros por una pizza!! por Dios! pero si es harina, agua y unos cuantos ingredientes mas...calculad el margen!! Vaya tomadura de pelo!

Lila Ortega dijo...

jajaja me encanta!!!

Lila Ortega dijo...

yaki... ¿eso de que no sabemos apreciar la comida es porque no opinamos como tú?